IGLESIA DE SANTA MARÍA DEL CASTILLO

IGLESIA DE SANTA MARÍA DEL CASTILLO

Esta iglesia monumental sustituyó al templo primitivo, construido por los templarios que poblaron Olivenza. Se construyó entre 1584 y 1627, durante el período en que los felipes ocuparon el trono portugués. Andrés de Arenas, le dio una traza de igleisa salón y estilo renacimiento.

Iglesia de Santa María del Castillo El actual templo fue construido sobre el lugar donde estuvo la primera iglesia oliventina, del siglo XIII. La actual es obra de Andrés de Arenas, como consta en una inscripción de su torre, siendo construida entre 1584 y 1627. Se da la circunstancia de que los inicios de su construcción corresponden al reinado de Felipe II de España y I de Portugal. La torre-fachada es de sillería, dividida en tres cuerpos, a cuyos pies destaca la portada de la Iglesia realizada con vano de medio punto, presentando su clave un relieve en hoja de acanto, flanqueada por columnas del género dórico romano con festones en la parte superior del fuste. La visión general de la traza interior de este templo muestra factura de un renacimiento tardío y presenta las características de las denominadas “iglesias-salón” por disponer sus tres naves a la misma altura. Contrastan con la sencillez tardorrenacentista de su traza general los añadidos posteriores de azulejería y retablos.En cuanto a los azulejos, existen paneles del XVII, donde predomina el tipo “maçaroca”, en las naves laterales. En el altar mayor puede observarse azulejería historiada (S. XVIII) reproduciendo motivos de Josué: la toma de Jericó y la Defensa de Gabaón. La retablística ofrece en este templo ejemplos magníficos, entre los que cabe destacar el barroco de talla dorada (1723) característico del reinado de D. João V. Según los historiadores del arte portugués, se trata de un retablo de influencias jansenistas. En efecto, para los jansenistas el retablo mayor debería tener como objetivo principal la exposición del cuerpo de Cristo. Por eso se construye con camarín, que le da profundidad. En su parte superior, bajo una corona sustentadas por ángeles, aparece el expositor (imitación de custodia o sagrario) y a veces se deja espacio para colocar una custodia. Pero el retablo más interesante es el del espectacular Árbol de Jesé, el mayor que se conserva de los que aún quedan, mide 10 metros y 29 centímetros. Propio de finales del siglo XVI y principios del XVII, para representar la genealogía de Jesús, tiene su origen en el siglo XII, basado en la profecía de Isaías: “brotará un retoño del árbol de Jesé. Las raíces del árbol arrancan de la figura de Jesé, después se ramifica en seis ramas sobre las que aparecen doce reyes de la casa de Judá. Se remata con la figura de María y el Niño. No se conoce autor ni fecha, la inscripción que aparece en su base: “Reno 1774” corresponderá a alguna de las restauraciones que ha sufrido, pues el estilo de sus tallas corresponde a época muy anterior.

Dirección: Plaza de Santa María s/nº
Población: Olivenza
País: España
Más información
icon

Compartir

Google Play QR

Google Play QR

App Store QR

App Store QR

Redes Sociales